Los beneficios de la chía

Últimamente oímos y vemos muchos nuevos ingredientes y recetas recomendadas por los nutricionistas para nuestra salud.

Uno de ellos son las semillas de chía. Son una fuente de fibra, antioxidantes, calcio, proteínas y ácidos grasos omega 3 de origen vegetal.

Las semillas de chía son muy famosas cuando estás intentando perder peso, reducen los antojos y nos hacen sentirnos llenos más rápidamente, debido a que absorben 10 veces su peso en agua formando un gel voluminoso que es el que produce esa sensación de saciedad – sobre todo cuando las semillas se combinan con algún líquido: agua, zumo, leche o yogur-.

El corredor de ultramaratones y autor del libro “Born to run”, Christopher McDougall define las semillas de chía como un super alimento para deportistas. “Es como tomar un batido de salmón, espinacas y hormonas de crecimiento humano” cuenta el corredor.

El sabor de estas semillas es suave y agradable y se puede usar en muchas recetas como salsas, panes, postres y batidos. Más adelante veremos algunas.

Propiedades de la chía

Las semillas de chía contienen 2 veces la proteína de otras semillas, 5 veces el calcio de la leche entera, 2 veces la cantidad de potasio de los plátanos, 3 veces más antioxidantes que los arándanos y 3 veces más hierro que las espinacas. Además contiene boro, un mineral que ayuda a la absorción del calcio en los huesos. Tiene grandes cantidades de ácidos grasos omega 3 y es fuente de magnesio, manganeso, zinc, cobre, niacina y otras vitaminas.

Como hemos mencionado antes, también son ricas en fibra soluble, las semillas absorben el agua – de 9 a 12 veces su peso en agua- y crean un gel mucilaginoso.

Por su alto contenido en antioxidantes, las semillas de chía se mantienen frescas y comestibles durante unos 4 años, almacenadas en un lugar seco, sin que se deteriore su sabor, olor o valor nutritivo.

Los antioxidantes previenen el envejecimiento prematuro de la piel y la inflamación de tejidos.

Las semillas de chía también se consideran un aliado de valor para los que tienen diabetes, debido a su capacidad para frenar la rapidez con que nuestro cuerpo convierte los carbohidratos en azúcares simples, controlando los niveles de azúcar en sangre.

Cómo consumir las semillas de chía

La forma más común de consumir chía es mezclándolas con agua, zumos, leche o yogur.

Al mezclarlas con agua se formará un gel que puedes añadir a los aliños en tus ensaladas, postres, batidos… Este gel puede ser almacenado en el frigorífico y usarlo cuando quieras.

En México se toma la Chía fresca, la cual es muy sencilla de realizar: agua, semillas de chía y el jugo de un limón con un poco de azúcar.

Algunas recetas más que podemos realizar con chía son:

Granadas con crema de chía:

Ingredientes para 2 personas:

  • 2 granadas (una fruta por persona)
  • 100 grs de yogur griego natural sin azúcar
  • 2 cucharadas de miel o sirope de agave
  • 2 cucharadas de semillas de chía
  • 1 cucharada de canela molida
  • Unas nueces peladas

 

 

 

 

 

Pasos:

  1.  Desgranar la granada y quitar la membrana interior
  2. Para preparar la crema, mezclar el yogur con el sirope, las semillas y la canela. Dejar en la nevera durante 30’.
  3. Poner la granada en un cuenco y encima la crema y las nueces

 

 

 

Galletas de avena, ciruela y chía:

Ingredientes:

  •  200 grs de avena
  • 2 cucharadas harina de maíz precocida
  • 150 grs azúcar o su equivalente en edulcorante
  • 2-3 ciruelas maduras (solo la pulpa troceada)
  • 2 cucharadas de semillas de chía
  • 150 ml leche desnatada, de avena o la que se prefiera
  • 1 huevo
  • Vainilla en polvo, canela, ralladura de cítricos, anís o lo que quieras para automatizar al gusto

 

 

 

 

 

 

 

Pasos:

  1. Precalentar el horno a 180 grados.
  2. Mezclar todos los ingredientes y poner montoncitos de la masa en un papel vegetal o una silicona de hornear
  3. Hornear 20’, dándoles la vuelta a los 10’
  4. Dejar enfriar y listas

 

 

 

Receta de cuscús (o cous cous) con semillas de chía:

Ingredientes:

  •  Cous cous ecológico
  • Semillas de chía
  • Puerro
  • Nueces
  • 1 huevo cocido
  • Aceite de oliva virgen extra

 

 

 

 

 

Pasos:

  1. Usar una medida de cous cous por una medida de agua
  2. Cocer el agua hasta que hierva. Mientras tanto, cortamos el puerro en pequeños trozos para sofreírlo el tiempo justo para que se dore ligeramente
  3. Cuando hierva el agua, pon el cous cous en un bol, le echamos el agua y tapamos todo con un plato para dejar reposar unos minutos
  4. Procedemos entonces a triturar las nueces en un mortero
  5. Para añadir las semillas de chía, destapamos el cuscús y añadimos semillas en la cantidad que nos guste más. Una vez añadidas las semillas, tapamos el cuscús unos minutos más
  6. Mientras el cuscús sigue ablandándose, pelamos el huevo cocido para cortarlo como queramos decorar
  7. Tras unos minutos, destapamos el cous cous, para añadir aceite de oliva por encima y con un tenedor de metal, separaremos la sémola de la chía para que quede suelta y suave
  8. Ya solo queda emplatar, añadir las nueces, el puerro y el huevo y listo

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 2